Horario 
Lunes a Viernes:

Mañanas:   10:30 - 13:30
Tardes:      17:00 - 20:00
Sábados :  10:30 - 13:30

FACE1.fw twiter.fw

 

Bichon Maltés



Material
Peine metálico, cepillo de púas blandas, aceite o acondicionador, papel de seda, tijeras de entresacar y gomitas.
Descripción del manto

El pelo del Bichón Maltés está formado por un solo tipo de pelo, sin subpelo, que crece a lo largo de su vida sin mudarlo, es de color blanco puro o marfil pálido. Su aspecto no debe ser en mechones, sino como de un pesado abrigo que cae pegado al cuerpo.



Baño

Al menos una vez por mes. Se llevará a cabo con un champú suave, o específico para mantos blancos. Una vez aclarado se aplica acondicionador, para que evite en lo posible los enredos. El pelo se debe secar concienzudamente para que no se ondule ni anude.

Cepillado

El cepillado es muy importante, dado que el pelo del Maltés tiende a enredarse, por lo que si no se cepilla con la periodicidad adecuada, se formarán nudos muy difíciles de deshacer. El pelo de la cabeza se recoge a la altura de las orejas para facilitar la visibilidad del perro. Se abre una raya desde la base de la nuca hasta la cola, y se peina hacia los lados. Se cepilla por capas, desde abajo arriba y desde dentro afuera.

Corte

Para un mantenimiento correcto las únicas zonas que hay que recortar son la de alrededor del ano, el interior de las orejas y los lagrimales. Se recomienda no recortar el pelo del pene para que la orina resvale a través del pelo y no manche otras zonas.

Para exposición

Este proceso se debe comenzar desde que el perro tiene apenas unos meses, para que se vaya acostumbrando a permanecer quieto mientras realizamos los trabajos pertinentes.

Después del baño se aplica aceite de visón, que nutre las puntas y facilita el crecimiento liso del manto. Una vez que el pelo alcanza una longitud suficiente que haga que roce con el suelo o que el perro se lo pise —alrededor de los diez meses de edad—, se debe recoger en paquetes en forma de bigudíes envueltos en papel de seda dividido en tres partes: el pelo se coloca sobre la parte central, la parte derecha sobre la izquierda, por último se dobla en paquete sobre sí mismo en uno o dos pliegues, según sea necesario. En total hay alrededor de treinta y seis bigudíes dispuestos de la siguiente manera: dos en la cabeza, dos en las orejas, dos en las mejillas, dos en las barbas y bigotes, uno en el pecho, cuatro en las extremidades delanteras, uno detrás de cada codo, siete en cada lado del cuerpo, uno en el rabo, otro en cada muslo y dos en cada extremidad.

Todos los días se deben deshacer los bigudíes, cepillar, aplicar acondicionador o aceite y envolverlos de nuevo. Un trabajo que requiere mucho tiempo y paciencia, que se ven recompensados el día de la exposición.

 
 

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto