Horario 
Lunes a Viernes:

Mañanas:   10:30 - 13:30
Tardes:      17:00 - 20:00
Sábados :  10:30 - 13:30

FACE1.fw twiter.fw

 

Fox Terrier de pelo duro


Material
Tijeras de entresacar y rectas, piedra de «stripping», cuchillas de «trimming» y cepillo de púas metálicas.

Descripción del manto
El manto del Fox Terrier está compuesto de dos capas distintas que se diferencian en la calidad del pelo en cuanto a su grosor y tacto; la capa de subpelo es la más fina y ligera, mientras que la capa de cobertura que forma el manto exterior del perro es un pelo más grueso, rígido y de tacto más duro.



Baño

El baño en el Fox Terrier de pelo duro, como en todos los perros con esta característica, se realiza sólo en las ocasiones que sea exclusivamente necesario. Se usan champús específicos para este tipo de manto y no se deben emplear productos suavizantes para que el pelo permanezca duro. Se debe hacer antes de la sesión de peluquería.

Cepillado

El cepillado no es necesario que se lleve a cabo todos los días, básicamente se debe hacer durante el secado, después del baño, para que el pelo no se rompa con tanta facilidad como cuando se cepilla en seco.

Para exposición

No todos los ejemplares asisten a exposiciones, pero el aspecto que deben tener es el mismo, se haga en una peluquería comercial o a mano. Por ello, vamos a describir este último método, que por añadidura es el que no altera las características del pelo duro.

El preparado de esta raza se realiza básicamente con la técnica de «stripping», es decir, arrancando el pelo de las zonas que deben permanecer cortas. Este arrancado de pelo se debe hacer con la antelación necesaria para que crezca lo suficiente para darle forma o, en su caso, hacerlo en varias etapas, de modo que el día de la exposición tenga las distintas zonas con la longitud adecuada.

Así, en caso de que se haga en distintas sesiones, se procederá del siguiente modo: aproximadamente dos meses y medio antes se realizará en cuello, cruz y grupa; lomo, costados, ijares y parte superior del rabo, unos dos meses antes; laterales del cuello, escápula y húmero, cráneo, mejillas y muslos, con tres semanas de antelación; por último, semana y media antes, orejas, pecho y parte trasera de las nalgas.

A medida que el manto crece, no debe existir exceso de subpelo, que se vaciará semanalmente con una cuchilla de dientes finos y una piedra pómez. De este modo el pelo duro nace sin impedimentos.

Existen zonas que se deben retocar con tijeras para dar la forma deseada. El stop debe estar relleno de modo que forme una continuación con la parte superior del cráneo y la caña nasal. Las barbas, además de rebajarse con la cuchilla de «trimming», se recortan para que su unión con las mejillas sea natural. Las cejas se separan en dos pequeñas viseras más bien cortas. Las orejas deben redondearse con las tijeras rectas; así como los pies, para que adopten una imagen redondeada y apretada.

El rabo debe tener el pelo más largo por delante, de modo que tenga una forma cónica, jamás debe ser puntiagudo y con flecos en su parte trasera. Las patas delanteras deben tener una forma cilíndrica y las traseras se arreglan de modo que se destaquen las angulaciones del corvejón.

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto