Horario de Verano:
Lunes a Viernes:
Mañanas:     de 10,30 a 13,30 horas
   Tardes:          de 17,00 a 20,00 horas
Sábados :      cerrado en septiembre

FACE1.fw twiter.fw

Lhasa Apso


Material
Cepillo y peine de púas metálicas, tijeras de entresacar, aceite, papel de seda y gomitas.

Descripción del manto
El manto del Lhasa Apso es largo, derecho, sin ondulaciones ni rizos. La textura es áspera, ni lanosa ni sedosa, y fuerte. Hay que hacer hincapié en este punto dado que se tiende a creer que el pelo con una longitud hasta el suelo debe ser suave.


Baño

Desde que el perro es cachorro se le baña una vez por semana. Se realiza con un champú suave sin frotar enérgicamente ni enmarañar, para que el pelo no se enrede. Después de un buen aclarado se absorbe el exceso de agua con una toalla y después, con un secador de mano, se seca el pelo por zonas, de abajo arriba, y cepillando en la dirección del crecimiento del pelo.

Cepillado

Para cepillar un manto que no debe romperse, lo mejor es hacerlo con el pelo ligeramente humedecido. Al igual que cuando se cepilla después del baño, debe hacerse en la dirección en la que crece el pelo y desde los pies a la cabeza, por este orden. La zona axilar y la de detrás de las orejas son especialmente propensas a la formación de nudos, por ello hay que prestarles mucha atención.

Corte

Las únicas zonas que hay que recortar en un Lhasa Apso son los pies, en forma redondeada, y la parte anal, para que aparezca limpia. En Estados Unidos cortan el pelo de la base del rabo para destacar su inserción, ya que así parece más alta. En caso de que los bigotes o barbas no tengan la misma longitud se pueden recortar con unas tijeras de entresacar; así como las puntas del pelo del cuerpo, en caso de que sean muy desiguales.

Para exposición

Para los Lhasa Apso que asisten a exposiciones se hace imprescindible el aceitado del pelo para mantener protegida la punta y que pueda crecer hasta arrastrar por el suelo. Como cada tipo de pelo requiere un aceite u otro, es mejor no aplicar ninguna sin el asesoramiento de un experto.

En caso de que se mantenga aceitado el pelo, hay que extremar la higiene de orejas y ojos, pues el aceite recoge con mayor facilidad la suciedad.

No existe un consenso general sobre la conveniencia de recoger o no el pelo con bigudíes, dado que algunas personas opinan que su uso altera la textura del pelo. En caso que se lleve a cabo, se recoge por mechones, se aceitan, se envuelven en papel de seda y se sujetan con una goma. Hay que desenvolverlos periódicamente para cepillar y airear el pelo.

Para un mantenimiento diario es conveniente recoger el pelo de la cabeza para que no caiga sobre los ojos; sin embargo, en una exposición se presentan si recoger peinado con la raya en el centro del cráneo.

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto