Horario 
Lunes a Viernes:

Mañanas:   10:30 - 13:30
Tardes:      17:00 - 20:00
Sábados :  10:30 - 13:30

FACE1.fw twiter.fw

 

Galgo afgano



Material
Cepillo de púas metálicas suaves, carda, aceite especial, papel de seda y gomitas.
Descripción del manto

El manto de esta raza de lebrel es sin duda su cualidad más atrayente. Debe ser liso, fino y abundante, sin subpelo. Para mantenerlo en perfectas condiciones es imprescindible una dedicación constante, que comenzará alrededor de los tres/cuatro meses.



Baño

El baño debe hacerse semanalmente a partir de los seis/siete meses. Antes de bañar se deben eliminar todos los nudos que haya. Para ello se utilizará una carda, sólo si ésta no lo deshace se utilizará un cortanudos, instrumento que elimina mucho pelo, por eso su uso debe restringirse al máximo. Una vez tapados los oídos para que no entre agua, se aplica el champú disuelto en agua. Nunca se debe frotar en forma circular para evitar la formación de nudos. Una vez jabonado, se procede a un aclarado concienzudo, ya que es muy importante que no queden restos de champú en el pelo. Cuando esté perfectamente aclarado, se aplica una crema suavizante o acondicionadora; dentro de la amplia gama que ofrece el mercado existen algunas específicas para este tipo de manto. Una vez que se aclara el acondicionador, se elimina el exceso de agua con una toalla, siempre con cuidado de no enredar el pelo, y se procede a su secado.

Cepillado

Nunca se debe cepillar a un Galgo Afgano con el pelo seco porque éste se rompe con mayor facilidad. Por eso, el cepillado se hace inmediatamente después del baño. La mejor forma de hacerlo es desde la raíz hacia la punta y desde abajo arriba, de modo que lo primero que quedará perfectamente seco serán los pies del perro, y lo último, las orejas. Para el cepillado se debe usar un cepillo de púas metálicas largas y suaves.

Corte

Una vez seco procedemos a la preparación de la cara; el exceso de pelo de esta zona se elimina con la cuchilla de «trimming» o la piedra de «stripping». En la zona de la montura se quita el pelo muerto, de modo que quede un pelo más duro y corto que en el resto del cuerpo. También hay que aligerar el pelo de la garganta para dar un aspecto más estilizado al cuello; por supuesto, en la unión de la parte inferior del cuello con la parte superior del pecho no debe quedar un escalón marcado.

Para exposición

La preparación para exposición es idéntica a la expuesta, excepto en el hecho de que para conseguir una mayor longitud de pelo se deben proteger ciertas zonas como, por ejemplo, las orejas, para ello se procede a aceitar el pelo y envolverlo en papel de seda; también hay que sujetarlas cuando el perro bebe o come. En los machos hay que envolver con el mismo procedimiento el pelo de los costados, para que no se pudra con la orina. Todos estos envoltorios deben ser abiertos y cepillados al menos cada tres días.

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto